Congreso internacional “La Gran Guerra en la España de Alfonso XIII”

FIES organiza, junto a la Universidad Complutense de Madrid y la Fundación Ortega-Marañón, un congreso internacional en torno al papel desempeñado por la España neutral de Alfonso XIII durante la Primera Guerra Mundial.
panorama_1
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La Gran Guerra, en cuyo centenario nos encontramos inmersos, supuso un aldabonazo para la conciencia de los occidentales y ocasionó profundas alteraciones en todos los órdenes de su vida: intelectual, cultural, social, político, económico…

Como es sabido, la neutralidad fue adoptada por el gobierno español desde el primer momento; una neutralidad motivada por diversas circunstancias, no siendo la menor de entre ellas la escasa capacidad económica y baja dotación y preparación militar de España para afrontar su participación en una guerra de aquellas magnitudes.

Sin embargo, el hecho de que España se mantuviera neutral no significa que permaneciera ajena a la guerra y a sus consecuencias, inmediatas o de medio y largo plazo. Como pone de manifiesto la historiografía más reciente, se puede afirmar que, a diferencia de lo que se ha pensado muchas veces, el impacto de la Gran Guerra sobre España tuvo una importancia fundamental y contribuyó decisivamente en la construcción de unos discursos y unas prácticas políticas y culturales que serían fundamentales para la renovación de las culturas políticas dominantes en las décadas posteriores.

La neutralidad oficial se vería así contrastada con una fuerte beligerancia social, certificada en la rápida polarización de la sociedad española: las filias y fobias “desunieron matrimonios, disolvieron traumáticamente tertulias de amigos y calaron mucho más hondo en la frivolidad de las masas españolas que los auténticos problemas de la vida pública”, algo en lo que los intelectuales tuvieron una responsabilidad de primer orden.
El propio Palacio Real se convertiría en un microcosmos representativo de esta confrontación social latente; recordemos tan sólo, a modo de ejemplo, que la madre del rey Alfonso XIII era una Habsburgo, mientras que su mujer era una princesa británica.

Al mismo tiempo, el hecho de que España se mantuviera neutral le permitió jugar un papel nada desdeñable en la causa de la paz. La ingente labor humanitaria que se desarrolla en el Palacio Real de Madrid, por iniciativa personal de Alfonso XIII, organizada en la Oficina Pro Cautivos creada por el Rey, lo ilustra de manera magistral.

Uno de los despachos de la Oficina de la Guerra Europea

Insertándonos en las líneas de investigación más recientes en esta parcela de la historiografía, algunas de las cuales están reflejadas en las reflexiones anteriores, la Fundación Institucional Española (FIES) y el Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid, en colaboración con el Instituto de Humanidades y Ciencias de la Salud de la Fundación Ortega-Marañón, organizan un congreso internacional con el objetivo de analizar las convergencias entre la España de Alfonso XIII y la Primera Guerra Mundial. Nos centraremos especialmente en aquellos aspectos menos atendidos por la historiografía, así como en el protagonismo del propio rey, dado su particular interés e implicación en la política exterior del país.

Este congreso se plantea como un encuentro de especialistas con un doble objetivo: por un lado, una puesta al día de las investigaciones, especialmente las más recientes, sobre el papel de España ante la Gran Guerra y las influencias de esta sobre aquella y, por otro, la divulgación de los resultados de dichas investigaciones a un público no especializado, buscando el encuentro entre la comunidad universitaria y la sociedad en su conjunto.