Peces de los mares de España: un proyecto ecológico del siglo XVIII

A finales del siglo XVIII, el proyecto “Colección de los peces y demás producciones de los mares de España”, cuyas planchas grabadas y estampas se incorporaron a los fondos de la Calcografía Nacional desde su creación en 1789, fue un modelo pionero de actuación conservacionista. Presentado a Carlos III por su ministro el conde de Floridablanca, pretendía reunir las riquezas pesqueras o especies marinas como un “tesoro nacional” que se debía preservar frente a la amenaza de las nuevas artes de pesca. Esta exposición presenta en tres secciones, estampas, matrices y pinturas de la Academia, además de manuscritos, dibujos y libros cedidos por la Biblioteca Nacional, el Museo Nacional de Ciencias Naturales y la Real Biblioteca del Palacio Real de Madrid.
Foto Llobina. CN. R-2941
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La Colección de los peces y demás producciones de los mares de España aparenta tener un fin exclusivamente ictiológico, pero los escritos del ideólogo del proyecto, el ilustrado Antonio Sáñez Reguart, demuestran que fue la respuesta a una serie de problemas medioambientales, denunciados ya en el siglo XVIII, como la sobreexplotación y la devastación de los fondos marinos por el uso de las redes de arrastre.

La preocupación tan anticipada que manifiesta este proyecto pionero en Europa, aunque el término “ecología” no se definió hasta finales del siglo XIX por el naturalista alemán Ernest Haeckel (1834-1919), revela las raíces de un problema actual. Por eso esta exposición, además de los numerosos intereses científicos y artísticos que contiene, también se hace eco de una denuncia con autoridad científica y una sorprendente antelación.

Colección de los peces y demás producciones de los mares de España

En 1785, Carlos III apoyó la propuesta de su ministro José Moñino (1728-1808), conde de Floridablanca, y fundador de la Real Calcografía en 1789. El creador y ejecutor del proyecto fue Antonio Sáñez Reguart (activo en 1763-1795), erudito ilustrado y gran conocedor de la situación de la pesca nacional.

Una contribución fundamental fue la del dibujante Miguel Cros (?-1797), un desconocido artista alemán que realizó cerca de quinientos dibujos, de los que hoy se conservan trescientos cuarenta y tres, encuadernados en tres volúmenes custodiados en la Biblioteca del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

De los modelos de Cros, realizados a la acuarela, sólo ciento treinta y dos se trasladaron al cobre, por los grabadores Miguel Gamborino (1760-1828) y Manuel Navarro (h.1790-h.1850). La coordinación del grabado de las láminas y el coloreado de sus estampas, fue encargada a Juan Bautista Bru de Ramón (1740-1799), disecador del Gabinete de Historia Natural.

El proyecto quedó incompleto, y sin imprimir el texto de Sáñez. El manuscrito se conserva en la Biblioteca Nacional. Solo se conoce un ejemplar completo de sus estampas coloreadas, que pertenece a la Real Biblioteca, y las planchas grabadas del proyecto se custodian en la Calcografía Nacional.

Real Gabinete de Historia Natural

En el proyecto también participó el Real Gabinete de Historia Natural, que por entonces compartía con la Academia la sede del palacio de Goyeneche en la calle Alcalá. La representación del Gabinete en la exposición la asume el pintor mallorquín Cristóbal Vilella (1742-1803), formado en la Academia, estrecho colaborador del Gabinete desde Mallorca al especializarse en la ilustración de historia natural.

El Real Gabinete de Historia Natural se creó en 1771, cuando Carlos III aceptó las colecciones de historia natural de Pedro Franco Dávila (1711-1786). Fueron instaladas en la segunda planta del palacio de Goyeneche, con el propio Dávila como director, abriéndose al público en 1776. Como manifiesto del anhelo ilustrado de convivencia entre ciencia y arte, pervive el lema que aún se lee en el dintel de la fachada de la Academia y que, por encargo de Carlos III, redactó el dramaturgo Tomás de Iriarte (1750-1791): “Natura et Artem sub uno tecto / in publicam utilitatem consociavit / Anno MDCCLXXIV”.

Secciones de la exposición

La exposición se estructura en tres secciones. En la primera de ellas se exponen obras fundamentales de ictiología de los siglos XV a XVIII, procedentes de la Biblioteca Nacional, así como fondos vinculados con el Gabinete de Historia Natural, germen del actual Museo Nacional de Ciencias Naturales, que compartió su primera sede con la Academia y que está representado por cuatro lienzos de Cristóbal Vilella, colaborador del Gabinete en el siglo XVIII.

La segunda sección, la más importante, analiza el desarrollo del proyecto, con planchas, estampas y documentos originales de los fondos de Calcografía Nacional, manuscritos de diseños y textos de Sáñez Reguart conservados en la Biblioteca Nacional, un cuaderno de dibujos de Miguel Cros del Museo de Ciencias Naturales y el volumen de presentación de la serie a Carlos III perteneciente a la Real Biblioteca del Palacio Real.

La tercera y última sección actualiza las obras de arte gráfico que constituyeron la iniciativa, al mostrar estampas originales de peces coloreadas por el pintor José María Sicilia, un gesto pictórico de un reconocido artista actual con el que se reivindica, desde otra perspectiva, la actualidad del proyecto.

La exposición puede visitarse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid) hasta el 9 de enero de 2022. La entrada es gratuita.